Cine-forum. Doce hombres sin piedad

12hombres_2_Web

La película “Doce hombres sin piedad“(1957) es la adaptación de la obra de teatro titulada bajo el mismo nombre llevada al cine por el director Sidney Lumet y como guionista el propio autor de la obra, Reginald Rose. En el marco de personajes cabe destacar la siempre encomiable actuación de Henry Fonda, que dentro del guión en el que se desarrolla el filme será el encargado dentro de su personaje de marcar el ritmo, los tiempos y las emociones que se encuentran condensadas de manera perfectamente proporcionada en la obra.

Se desarrolla dentro de una sala en la cual un jurado deberá discernir si declara culpable o no a un adolescente el cual ha sido culpado de asesinar a su propio padre. Todos se muestran a favor de la resolución condenatoria excepto uno de ellos (H. Fonda). Y, a partir de esa premisa, entra en juego lo mejor de la película; el guión y la caracterización de cada uno de los miembros del jurado. Estas dos características son primordiales y en el cine “clásico”, carente de efectos especiales y de un gran despliegue de medios audiovisuales, queda reflejado de manera más patente aún.

Si hubiese que indicar puntos en los que la película adolece se podría indicar que a veces el guión peca de falta de realidad a la hora de cómo se elabora un jurado y de algunas reacciones de los personajes que rallan lo forzado para obtener lo que se persigue durante toda la película; un clima que va cargándose y haciéndose más angustioso.

Como último cabe destacar las reflexiones que hacen los personajes y que van guiando la película, en concreto, el concepto que se va haciendo más fuerte a lo largo de la película que consiste en tener “una duda razonable”

Joaquín Javaloyes